sábado, 26 de mayo de 2012

Muñeco a tricot: "Remiendos"

"Remiendos", es un muñeco que fue haciéndose un poco a lo tonto. 
Todo empezó una tarde de sábado, aburrida, en la que además no tenía a mano ni lanas ni agujas ni nada. Así que bajé a un "chino" de cerca de casa y compré un par de agujas y un par de ovillos de lana de esas "malas malonas" y me puse a tejer. 
Al principio, no tenía ni idea de lo que iba a hacer. Empecé a tejer por el simple hecho de tener las manos ocupadas, y con la intención de deshacer lo tejido después.
Pero poco a poco la cabeza empezó a funcionar y me fui imaginando la clase de monstruito que podía salir de aquello. Y así nació "Remiendos".
El ovillo del cuerpecito, hacía al tejerse una especie de jaspeado en tres colores con base de blanco. Así que me tuve que adaptar un poco a estos tonos a la hora de combinar colores para el resto del muñeco.


En esta ocasión está completamente tejido a dos agujas, en punto jersey, salvo los ojos y el pelo, que como siempre, son cordones de tricotín. La piernecita rosa es en realidad un calcetín que tejí y le cosí por encima, porque me parecía que todo blanco quedaba un poco soso. Para darle un toque un poco más "monstruoso", le hice unos sobrecosidos, como si fuesen cicatrices... de ahí el nombre de "Remiendos".


Las pupilas son botones y el relleno de miraguano. Mide unos 50 centímetros de largo.
Hasta la próxima.

martes, 22 de mayo de 2012

Muñeco a tricot: "Naki"


Naki es mi segundo muñeco. También está tejido. pero en esta ocasión he utilizado para el cuerpecito las agujas circulares.


Los brazos y los pies están tejidos a dos agujas, al igual que el pequeño bolsillo de la barriguita.
El ojo y la boca son cordones de tricotin. También lo usé para hacer la flor que decora el bolsillo. Las pupilas son dos botones viejos de una chaqueta austriaca.




Quería aprovechar restos de lanas y unos ovillos que regalaban con una colección de fascículos que nunca acabé. El cuerpo está tejido con dos cabos, uno crudo y otro anaranjado, y queda según se va tejiendo, un efecto jaspeado bastante chulo. Para brazos y pies aproveché unos restos de lana cruda de Katia. Usé como relleno miraguano.


Espero que os haya gustado. Hasta pronto.

lunes, 14 de mayo de 2012

Muñeco a tricot: "Annu"


Hola de nuevo. Lo primero de todo es deciros que soy una aprendiza de tricotera.
Sé hacer pocas cosas, la verdad. Mi madre me enseñó de pequeña a echar los puntos, a tejer punto derecho y revés, punto bobo, y a cerrar la labor. Y ese era todo mi conocimiento hasta hace poco más de tres años, momento en el que me dio la chaladura del tricot... y me puse a tejer bufandas en punto canalé. Me hacía bufandas para mi, para mi familia, para mis amigos... vaya, que iban bien abrigaditos.
Pero no pasaba de ahí.
Luego, cotilleando por la web fui descubriendo páginas en las que explicaban cómo hacer gorros. Y me puse a hacer gorros para abrigar las cabezas, que los cuellos ya los tenían calentitos.
También  aprendí a decorar "mis obras", con bodoques, ochos, dibujos de Aran...
Y ahora me ha dado por los muñecos tejidos. 
La Web es un mundo donde puedes encontrar mucha inspiración. Y buscando, buscando, encontré páginas con maravillosos muñecos tejidos a dos agujas, lo que me dio mucha envidia, claro.
Pues ahí me puse yo a tejer mis propios muñecos, sin tener idea de cómo seguir un patrón y tejiendo un poco por intuición y otro poco, fijándome en las imágenes que encontraba.
Fruto de todo este rollo que os acabo de soltar es mi primer muñeco, o casi mejor, monstruo, que se llama ANNU


ANNU empezó siendo un par de bracitos tejidos con TRICOTÍN. El cuerpo y las piernas están hechos a dos agujas. Los ojitos y los pelos son también de cordón de tricotín y las pupilas dos botones de una chaqueta vieja.


Está tejido aprovechando restos de lanas. Utilicé para el relleno Miraguano, que compré al peso en una tienda de telas. No es demasiado caro, y cuando lavas al monstruito, no se deforma.
Mide aproximadamente 60 cm de alto.



El resultado es un bichejo un poco extravagante pero sumamente amoroso y que se deja achuchar.
Después de ANNU, han venido otros monstruos, pero ya os los iré enseñando en otras entradas. Hasta pronto


domingo, 13 de mayo de 2012

Bienvenidos a "La calle de la abuela"

La calle de la abuela era el lugar donde, cuando niña, salía a jugar con mis hermanos y mis primos. Era un sitio seguro, familiar, donde todos nos conocíamos y correteábamos tranquilos bajo la atenta mirada de mi abuela, asomada al balcón de casa.
Era el lugar donde dejaba volar mi imaginación, donde hacía dibujos con un palo en el suelo polvoriento, donde bajaba a comerme el bocadillo de Nocilla... era mi rincón favorito.
Y es mi mejor recuerdo de la infancia.
Me gustaría en este nuevo blog, poder volver, aunque fuese a ratitos, a recuperar aquella sensación tan agradable de pequeña.
Ya no bajo a corretear por la calle de mi abuela, pero cuando tengo algo de tiempo, juego con las pinturitas, el tricot, y las manualidades que se me ponen por delante. Son los ratitos en los que esto de ser mayor me deja otra vez volver a ser niña.
Os iré mostrando poco a poco lo que va saliendo de esos ratitos. Espero que algo de ello os guste.
Nos vemos pronto.