viernes, 18 de septiembre de 2015

Qué hacer con los restos de lana...

¡Hola!. Que levante la mano la tejedora (o el tejedor) que NO tenga almacenados restos de lanas, hilos, algodones... y que los guarde para una "ocasión", o como suelo decir yo, para un "por si acaso"... nadie????... je, je, jeeeee... lo sabía.
Todos los "lanadictos" los tenemos, y de gran variedad de tamaños y colores... Para muestra un botón...


En entradas anteriores os he ido hablando de algún proyecto en el que utilizar esos restos, pero me parece que es una buena idea ordenar un poco el tema y así iré publicando de vez en cuando entradas en las que os mostraré trabajos en los que ir gastándolos. Cuando no sean míos incluiré un link al sitio para que podáis acceder a los patrones o tutoriales. En unas ocasiones necesitaremos apenas un par de metros, y en otras podremos utilizar los ovillitos algo mayores. Pueden ser piezas tejidas o manualidades en las que hemos usado lanas... un poco de todo.

Para empezar, un recordatorio de algunas cositas ya publicadas en el blog (barriendo para casa...):

Árbol de navidad con tricotín
Nido de "bichos" para Halloween

Molinillos de "ganchiviento"
 
Pompón de lana


Pastelito amigurumi
Tartaleta de chocolate y mandarina

Una mantita "perruna"
Gorro de "Polita"
 Marcadores de libro de Esperanza Rosas

Espero que os animéis a ir utilizando esos restos. Próximamente... más. Hasta pronto.

domingo, 13 de septiembre de 2015

La sirena "Blanca"

Hola. ¡Qué poquito le queda al verano...!
Empieza a llover, los días son más cortitos... y huele un poquito a otoño.
Pero antes de que se termine del todo tengo una amiguita que ha querido pasar por "La calle de la abuela" a saludaros antes de emigrar hacia océanos más cálidos, porque aunque en el Cantábrico se está muy requetebién en el verano, ya empieza a refrescar y es muy friolera.

Os presento a la sirena "Blanca"


Blanca no ha parado de chapotear, bucear y conocer un montón de playas cantábricas. Ha jugado con las gaviotas, aunque le costó un poco hacer amistad con ellas, porque al principio se creían que era un bacalao, y ya os podéis imaginar que casi, casi... ñam, ñam!!!! Pero una vez aclarado su diferente "origen genético", se hicieron buenas amigas.


Se lo ha pasado tan bien que ha prometido volver el verano que viene y es muy posible que traiga con ella a otras sirenas que todavía no conocen éstos mares.


 Pues nada, ¡buen viaje y hasta pronto, Blanca!


NOTA: La sirena "Blanca" es un patrón propio de "La calle de la abuela"