Páginas

lunes, 5 de enero de 2015

La familia Tomtez

Esta Navidad que ya está a punto de terminar, he tenido una visita inesperada en "La calle de la abuela". Se trata de la familia Tomtez.


Cuando los vi curioseando por mi casa me sorprendí un poco, porque nunca había visto nada igual.
En seguida se presentaron (porque han resultado ser unos gnomos la mar de educados).

-"Buenos días señorita -dijo el de la barba-"
-"Buenos días -dije yo-"
-"Permítame que nos presentemos. Yo soy papá Tomtez... ella es la señora Tomtfina y éste es el pequeño Fino (en realidad se llama Tomtfino, pero le llamamos así por abreviar)".
-"Encantada de conocerles. Yo me llamo Sonia (sin abreviar)".
-"Sé que hemos invadido su hogar sin ser invitados, pero estamos haciendo turismo y llevamos hecho un largo viaje. Necesitábamos un sitio donde descansar... y su casa nos pareció taaaaaan acogedora... (y aquí es donde puso carita angelical)".

Y yo ya no me pude resistir y les invité a que pasaran conmigo la Navidad. A pesar de la fama de "revoltosos" que tienen los gnomos, éstos se han portando muy bien, la verdad.


A la caída de la tarde, nos reuníamos en la cocina y mientras nos tomábamos un chocolate calentito, me contaban cosas de ellos. Por ejemplo, gracias a sus historias me he enterado de que vienen de Suecia y de que en realidad son Tomte, o Nisse (como se les llama en Noruega y Dinamarca), y son criaturas del folklore escandinavo. Viven en las granjas y su trabajo consiste en cuidar de los animales (les encantan los caballos) y de los niños de la casa, sobre todo cuando es de noche. Casi siempre visten igual, o sea con su traje gris y su gorro rojo, y los señores llevan una frondosa barba. Pero papá Tomtez (que es muy tradicional) se queja amargamente de que ya no se respetan las costumbres y de que muchos están empezando a vestirse como les da la gana... ¿cuándo se ha visto un Tomte con un gorro de rayas?... No les gusta que se cambien los usos de sus granjas, ni que la gente diga palabrotas ni que se maltrate a los niños ni a los animales (en eso estamos de acuerdo)... y cuando se enfadan... Uffff!!!!!!!!

Sí, sí... muy tradicional, pero ha tenido que ponerse "lazitos" en la barba. ¡Esa Sra. Tomtfina!

También me contó que se les asocia con el solsticio de invierno y la Navidad y que son los encargados de repartir los regalos. Pero están un poco disgustados porque les han salido muchos imitadores que no les llegan ni a la suela de las botas, como ese regordete de Santa Claus, o Papá Noel o Sankt Nikolaus (eso es para gustos, claro).




Me dijo que en la noche de Navidad es costumbre en su país, que el dueño de la casa les ofrezca un cuenco con gachas de avena y mantequilla, y que si no lo tienen hacen jugarretas como romper cosas o atar dos vacas por la cola (menos mal que yo no tengo vacas)... Como esto me lo contó ya tarde, el súper estaba cerrado y no pude comprar avena, pero a cambio les ofrecí mazapanes, polvorones y unos buenos trozos de turrón de Jijona, que es lo que se lleva aquí y que además están bien ricos. Parece que les ha gustado porque me han pedido que les prepare una bolsa para llevarse a su casa y dar a probar a sus familiares a su vuelta.


Todavía andan por casa, porque dicen que en su país no se celebra esto de los Reyes Magos, y tienen curiosidad por saber qué es.


Espero que cuando regresen a su país lleven un buen recuerdo de su estancia en mi casa (y que no me hayan roto nada, claro)...